Visitar Cuenca en dos días

Un par de jornadas son más que suficientes para llevarse una magnífica primera impresión de Cuenca y su provincia. Esta ciudad, situada a medio camino entre Madrid y Valencia, es conocida principalmente por sus Casas Colgadas, pero lo cierto es que sus atractivos turísticos van más allá de estas viviendas tan particulares. Quédate con nosotros para saber qué debes visitar en Cuenca en dos días.

Te proponemos una ruta con las principales Actividades turísticas en Cuenca. Para el primer día ponemos el foco en la capital, y en la segunda jornada te invitamos a conocer algunos de los mejores destinos en la provincia. Entre medias, para hacer noche, ¿qué mejor que alojarse en Casa Herreros?

En nuestra finca te ofrecemos una vivienda rural repleta de comodidades con capacidad para 12 personas y en la que puedes disfrutar de piscina, pista de pádel y barbacoa. Un lugar increíble para compartir buenos momentos en un entorno natural. Estamos convencidos de que, tras conocernos, querrás volver a alojarte para seguir disfrutando de todos los atractivos turísticos de la provincia y la capital y, cómo no, sacar provecho de nuestras instalaciones. No lo dudes, reserva tu estancia ya en Casa Herreros y anímate a descubrir Cuenca.

Las Casas Colgadas

Comenzamos con uno de los grandes alicientes de Cuenca capital, sus Casas Colgadas. Situadas sobre una cornisa en la Hoz del Huécar, hoy solo quedan tres en pie, pero fueron muchas más. Las actuales son la Casa de la Sirena y las dos Casas de los Reyes. Fueron construidas entre los siglos XIII y XV y, junto con la Catedral, sirvieron para que la ciudad fuera declarada en 1996 como Patrimonio de la Humanidad.

Las Casas Colgadas, también denominadas Casas Voladas, están reconocidas como Bien de Interés Cultural desde 2016. Acogen al Museo de Arte Abstracto Español.

Más allá del atractivo visual de estas edificaciones, otro de los motivos para acercarse a ellas y verlas colgando de las rocas es atravesar el Puente de San Pablo, que cruza el río Huécar y conecta el convento de San Pablo con el núcleo urbano.

 

El antiguo Convento de San Pablo es, desde el año 1993, el Parador Nacional de Turismo de Cuenca. También está declarado como Bien de Interés Cultural y cuenta con una iglesia, un claustro y otras edificaciones anexas que fueron construidas para cubrir las necesidades de las órdenes que lo ocupaban.

La Catedral de Cuenca

No tan conocida para el público en general, pero es otra visita obligada. La Catedral de Cuenca, que se divisa desde la Plaza Mayor, cuyo nombre real es Catedral de Santa María y San Julián, está declarada como Bien de Interés Cultural y su construcción se inició en el siglo XII. Es un templo de estilo neogótico que ha experimentado muchos cambios estructurales a lo largo de la historia.

De ella destaca especialmente su fachada incompleta, con tres puertas de arco apuntado y una talla de San Julián, el patrón de la ciudad. Es una catedral pequeña, pero es uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica que hay en nuestro país.

Visitar Cuenca en dos días

En su interior destacan especialmente las rejas, las vidrieras, la Capilla Mayor, las salas nobles, el claustro o el Arco de Jamete. De este templo, que permanece abierto entre las 10:00 h y las 19:30 h, otro apunte interesante es que está situado en pleno casco histórico de la ciudad, donde se concentran el resto de visitas imprescindibles en Cuenca: los rascacielos de San Martín, el barrio de San Miguel o la Torre y el barrio de Mangana.

Paseos del Huécar y del Júcar

Cuenca es una ciudad atravesada por dos ríos, el Huécar y el Júcar. Y a orillas de ambos ríos discurren varios paseos que hacen las delicias de los conquenses y los visitantes. El primero, el del Huécar, te permite disfrutar de un bonito entorno natural y vistas a las Casas Colgadas y los Rascacielos de San Martín.

En el paseo del Júcar, por su parte, divisarás la imponente Hoz del Júcar y el encuentro entre este río y el Huécar. Avanzando en la agradable caminata aparecen vistas panorámicas del puente de San Antón y la iglesia de la Virgen de la Luz.

La Ciudad Encantada

Salimos de la capital para dirigirnos al parque natural de la Serranía de Cuenca, al noroeste de la provincia. En este espacio protegido se halla el complejo de la Ciudad Encantada. Se trata de un paraje con formaciones rocosas calcáreas o calizas que se han ido formando a lo largo de miles de años.

La acción erosiva del agua, el viento y el hielo han dado lugar a rocas con formas de animales, caras humanas y otros diseños curiosos. Este modelado kárstico tiene su origen en el periodo cretácico, hace 90 millones de años.

La Ciudad Encantada, que está a unos 25 kilómetros de Cuenca, cuenta con un sendero señalizado que se completa en hora y media. Este fenómeno geológico presenta características similares a Los Callejones, también en la provincia, en el municipio de Las Majadas.

El Castillo de Belmonte

Terminamos este repaso con uno de los municipios más bonitos en toda la provincia: Belmonte. Acercarse a esta localidad es como viajar al pasado y aterrizar en plena época medieval.

El pueblo ha mantenido muchas de sus edificaciones y monumentos en perfecto estado, con ejemplos tan destacados como las puertas de la Estrella o del Almudí, los retazos de muralla en la Puerta de Chinchilla, la Colegiata de San Bartolomé, el Convento de los Jesuitas o el Palacio del Infante Don Juan Manuel. Y todo esto, por supuesto, invadido de callejas medievales con un destacado bagaje histórico.

No obstante, si viajas hasta Belmonte hay un escenario que no puede faltar en tu recorrido: su castillo. Es el punto de referencia de la localidad, una fortaleza defensiva de estilo gótico-mudéjar que se construyó en el siglo XV a partir de una edificación previa del siglo XIV. Una visita que, además, te ofrecemos desde Casa Herreros.

El listado de destinos interesantes para visitar Cuenca en dos días es muy extenso. Con este pequeño resumen hemos intentado darte algunas pinceladas de destinos imprescindibles, pero el listado también podría incluir el nacimiento del río Cuervo, las torcas de Palancares, las lagunas de Cañada del Hoyo, los yacimientos romanos de Noheda y Segóbriga o numerosos pueblos en la provincia como Uclés, Huete, Alarcón o Mota del Cuervo. Y, por supuesto, no olvides descubrir a fondo el casco histórico de la capital, un entramado urbano que está entre los más bonitos de España.

Últimos post

Categorías

Categorías

Comparte