Ruta de los castillos de Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha recibe su nombre en honor de la comarca de La Mancha, un extenso territorio de más de 30 000 kilómetros cuadrados que se extiende por parte de las provincias actuales de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. Pero además, y como parece obvio, Castilla deriva de castillo. Y durante mucho tiempo se ha mantenido en el imaginario popular que esta región es tierra de castillos. Sin entrar en explicaciones más complejas sobre la historia o la toponimia, lo cierto es que sí hay muchas de estas edificaciones en la comunidad, de ahí que hoy te presentemos la ruta de los castillos en Castilla-La Mancha.

Castillo de Almansa

La primera parada la hacemos en Almansa, en la provincia de Albacete. Esta localidad, casi en la frontera con la Comunidad Valenciana, aloja uno de los castillos mejor conservados en toda Castilla-La Mancha.

El castillo fue levantado a finales del siglo XIII y todavía hoy luce como una gran fortaleza defensiva.

Su lugar de implantación no es casualidad, ya que está construido sobre una roca que se levanta en vertical y permite así una vigía a decenas de kilómetros a la redonda.

El ayuntamiento de Almansa, a través de su alcalde, intentó derribar el castillo en 1919, pero no lo consiguió y, años más tarde, fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional.

Castillo de Belmonte

Otra parada obligada en la ruta de los castillos en Castilla-La Mancha es Belmonte. Desde Casa Herreros recomendamos encarecidamente una escapada hasta allí ya que es la fortaleza más cercana que puedes conocer si te alojas en nuestras instalaciones. Incluso ofrecemos la visita a modo de experiencia. Para conocer más sobre esta actividad, no dudes en visitar la web, donde te proponemos otros consejos para visitar Cuenca.

Considerado como uno de los más hermosos en toda la comunidad, su interior destaca especialmente por las galerías y la posibilidad de descubrir las habitaciones, los salones y la capilla.

En este lugar se celebran periódicamente eventos y actividades como combates medievales, jornadas de recreaciones históricas y experiencias de terror. Una forma única de trasladarse al pasado medieval que tanto lustre le dio a Castilla-La Mancha.

Ruta de los castillos de Castilla-La Mancha

Castillo de Calatrava La Nueva

Desde Cuenca nos trasladamos hasta Ciudad Real, en concreto hasta Aldea del Rey. Este pueblo, muy próximo a Almagro o Puertollano es el lugar donde se localiza el Castillo de Calatrava La Nueva. La fortaleza forma parte de un complejo de edificaciones levantadas en la Edad Media por la Orden de Calatrava.

De hecho, el castillo también recibe el nombre de castillo de los caballeros calatravos. Su construcción se remonta al siglo XII, y en el XIII llegó también un convento. De la edificación sorprenden especialmente sus torres, patios, escaleras y aljibe, todas ellas visitables.

Este castillo es una parada obligatoria tanto por el entorno en el que se ubica, con bonitas vistas panorámicas, como por su importancia patrimonial.

Castillo de Sigüenza

No queremos dejarnos atrás ninguna provincia, por ello, viajamos en nuestra ruta de los castillos en Castilla-La Mancha hasta Sigüenza. En este municipio de Guadalajara se encuentra el Castillos de los Obispos de Sigüenza. Se trata de un castillo-palacio edificado a partir de una antigua fortaleza musulmana.

Don Bernardo de Agén, obispo y guerrero, fue quien reconquistó esta localidad del dominio musulmán en 1124 y fue en el siglo XII cuando se levantaron las primeras piedras del castillo.

Lo cierto es que este monumento no conserva el mismo aspecto inicial debido a numerosas reformas. A esto hay que sumar los daños que recibió durante las guerras carlistas en el XIX y la Guerra Civil. Actualmente, mantiene la estética y materiales originales y además acoge al Parador Nacional de Turismo, lo que lo convierte en un lugar idóneo para hacer noche o disfrutar de una buena cena.

Castillo de Guadamur

Albacete, Cuenca, Ciudad Real y Guadalajara… Ya están cubiertas con castillos casi todas las provincias de la comarca de La Mancha. Solo falta Toledo, y hacia allí nos dirigimos para descubrir el Castillo de Guadamur.

Más reciente que otras fortalezas, esta edificación tiene su origen en el siglo XV, en concreto en el año 1470, cuando se levantaron dos recintos amurallados y un foso. En el interior del castillo se conserva una colección de mobiliario de época y armaduras, por lo que una visita hasta este lugar será como viajar varios siglos atrás en el pasado.

En Guadamur estuvieron alojados Felipe El Hermoso, Juana La Loca, el emperador Carlos V o la princesa de Éboli, entre otras figuras históricas.

A pesar de ser de propiedad privada, su visita es posible varios días a la semana. Este castillo se localiza en Guadamur, localidad muy próxima a Toledo, y su construcción parte de una antigua fortaleza musulmana.

Castillo de Montalbán

Seguimos en Toledo para ir a San Martín de Montalbán, donde se conserva una de las edificaciones defensivas más antiguas de la provincia. De esta fortaleza no se conoce con precisión su datación, pero sí se sabe que fue levantada por los Templarios a inicios del siglo XIII en plena Reconquista.

Una vez que los musulmanes abandonaron Toledo, lo hicieron dejando una pequeña fortificación de planta rectangular cerca de Montalbán. A su alrededor, y ocupando 15 000 metros cuadrados de terreno, los cristianos levantaron enormes murallas y torres justo al lado del cortado del río Torcón, que se eleva casi 100 metros en vertical.

El de Montalbán es uno de los castillos más curiosos de toda la comunidad, ya que es una fortaleza defensiva que jamás fue atacada ni sitiada.

En la ruta de los castillos de Castilla-La Mancha podríamos incluir también el de Consuegra, el de Jadraque, el de Argamasilla de Alba o el de Alcalá del Júcar, solo por mencionar algunos nombres destacados. Sea como fuere, queda claro que conocer estas fortalezas defensivas es uno de los mejores planes a los que puedes dedicar tu tiempo libre en La Mancha. Desde Casa Herreros te animamos a adentrarte en la historia y la cultura de nuestra región. Para ello te ofrecemos como destino nuestro alojamiento, uno de los más destacados en toda la comunidad. Para saber más sobre nosotros o la visita hasta el Castillo de Belmonte, contáctanos.